Jóvenes destacados del país, recibieron en Palacio Nacional, El Premio Nacional de la Juventud 2015, en diversos ámbitos como compromiso social, derechos humanos, expresión artística, logró académico, ciencia y tecnología entre otros.

De manos del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, los jóvenes galardonados recibieron una medalla de oro, un diploma, una roseta y 150 mil pesos.

En el discurso pronunciado por el presidente de la república, resaltó los logros de la reformas hechas en su periodo, destacando la Reforma en Telecomunicaciones y la Reforma Educativa con los beneficios que esta le aporta a los jóvenes mexicanos, destacando que es una reforma que “va adelante pese a las resistencias”.

“Quienes tengan más capacidades y habilidades podrán insertarse con éxito mayor en la actividad productiva, esa es la razón de la  reforma educativa”.

Por otro lado destacó que es “la juventud contestataria, rebelde y desafiante, la semilla de la transformación de toda sociedad” y agregó:

“deseamos siempre, y lo digo por el sector o la parte de la sociedad que yo represento y de quienes tenemos mayor edad, deseamos    siempre a veces que la juventud no sea rebelde, no sea contestaría, realmente se amolde a las normas y principios que tenemos pero nada  más equivocado que ello”.

Consideró que es la juventud mexicana y del mundo en donde está la semilla del cambio y la transformación y por ello su gobierno tiene como propósito acompañar los esfuerzos, y la creatividad de los jóvenes.

“lo que realmente se siembra en cada época y en cada era, esta constante de cambio y de mejora en una sociedad es precisamente el impulso que le imprime nuestra juventud a partir de esta actitud revolucionaria, contestataria, desafiante y de transformación a la sociedad que tenemos”.

pena-nieto-premio-de-la-juventud-presidencia

Tito Quiroz, uno de los galardonados, le entregó una Biblia al presidente, quien señaló que el joven le dio varios consejos al momento de darle el obsequio.

“No haga caso de las críticas. Lea lo que le estoy entregando y encontrará una razón para siempre servir”, le dijo Quiroz a Peña.

Por lo pronto, esperemos que el presidente lea completo el libro que le regalaron y haga caso omiso de la primera parte del consejo recibido