En las últimas horas, China devaluó su moneda 2% con respecto al dólar, lo que genera una ola de impacto en los mercados internacionales. Con ello, el gigante asiático puso a su moneda en los niveles más bajos de los últimos 20 años; todo con el fin de estimular sus exportaciones.

En concreto, la devaluación del yuan provoca que los productos chinos sean más baratos y por lo mismo más atractivos, lo que idealmente estimulará las ventas al exterior y acelerará el lento crecimiento de la economía china, que está a punto de firmar su expansión más baja en los últimos 25 años. Pero por otro lado, corre el riesgo de provocar una fuga de capitales de su territorio.

Algunos analistas acusan a China de provocar una “guerra de divisas“ para abaratar sus productos. De cualquier manera, la medida también trata de prevenir la alza de tasas de interés estadounidenses, y es una respuesta a la caída del yen y del euro.

Y de este lado del Pacífico

La Bolsa Mexicana de Valores abrió sus operaciones de este martes con una pérdida de 0.78%, en línea con los mercados de nuestro vecino del norte. Por su parte, el dólar se vende en bancos hasta en 16.65 pesos, once centavos más que ayer, y se adquiere en un mínimo de 15.10 pesos.

De acuerdo a las declaraciones del Grupo Financiero Monex, los mercados mundiales presentan movimientos negativos a partir de la devaluación China.

Por su parte, el Banco de México subastó un total de 373 millones de dólares para proveer de liquidez el mercado cambiario.