En la madrugada del domingo agarraron a dos jugadores del Necaxa. No fue por algo en un tono de actividad criminal, sino porque se pusieron a malcopear en el antro “Barezzito” en Aguascalientes.

Estaban Luis Mariscal López y una chica (supuestamente su prima, que no quiere identificarse por miedo a que le hagan algo) en un bar, cuando se le acercaron a la mujer los jugadores Luis Gorocito y Alejandro Molina y comenzaron a coquetearle. Entonces, la pareja de jóvenes decidió salirse del antro. Acto seguido, los jugadores de los rayos los siguieron hasta el estacionamiento, donde golpearon a Mariscal y agredieron a su acompañante al intentar defenderlo.

Después del incidente, llegó la policía municipal a detener a Gorocito y a Molina. Los elementos de seguridad fueron llamados por gente que vio lo que pasó.

No termina ahí. Los golpes que le dieron a Luis Mariscal, (que casi lo dejaron inconsciente) le costaron internarlo en un hospital, donde le diagnosticaron fracturas en el cráneo. Mientras tanto, su prima hizo comunicados en Facebook pidiendo ayuda.

Supuestamente, hubieron otros agresores (dicen que del mismo equipo), pero ellos lograron fugarse mientras detenían a los dos jugadores. A esto el Necaxa hizo un comunicado reprobando los actos violentos perpetrados por sus propios miembros.

Hará falta ver cómo se desarrolla el incidente, pues la gravedad del asunto es tal que puede dejarle secuelas a Mariscal