El secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, usó su carisma y don de gentes para exculpar al Presidente Peña Nieto, la primera dama Angélica Rivera y al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por la compra de sus casas a Grupo Higa, contratistas del gobierno.

En un largo discurso, pronunciado con la voz de terciopelo de Andrade, éste replicó los argumentos que dieron Peña Nieto, Rivera y Videgaray desde que el escándalo de las casas se hizo de conocimiento público: Los inmuebles se compraron antes de que ellos ocuparan sus cargos y ellos no asignaron los contratos a la constructora. Además indicó con gesto de galán de telenovela que la famosa casa blanca se compró con el fruto del esfuerzo de Angélica Rivera como actriz.

Con su aplomo de habitante de la Comarca, Virgilio “ El Hobbit” Andrade, parecía más un enamorado defendiendo al objeto de su afecto que un autentico funcionario dedicado a vigilar que los servidores públicos federales se apeguen a la legalidad durante el ejercicio de sus funciones.

virgilio andrade