“Bardas para no olvidar” es un colectivo que surgió el pasado 10 de agosto para ocupar espacios públicos con imágenes de periodistas, fotoperiodistas, activistas, defensores de derechos humanos, niños y mujeres asesinadas en México.

La primera acción del colectivo es pintar todas las bardas que sea posible con los rostros de los cinco asesinados en los hechos de la colonia Narvarte el pasado 31 de julio. Las paredes del territorio mexicano servirán de lienzo permanente para no olvidar las caras de Rubén Espinosa, Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete y Mile Virginia.

Hasta hace poco, sólo había murales en Amecameca, Tlalmanalco y San Rafael Valle de Chalco en el Estado de México. Ahora llegaron a la calle San Jerónimo no. 18, entre las calles de Isabel la Católica y Simón Bolívar, en el centro de la Ciudad de México.