Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), declaró el día de hoy, que la institución que preside hará todo lo posible para evitar qué la depreciación del peso afecte la inflación, que está a niveles históricamente bajos.

“La batalla por mantener una inflación baja y estable es una batalla permanente, porque los fenómenos que pueden incidir sobre ella son  múltiples, muchos de ellos provenientes del exterior”

El peso mexicano se ha depreciado casi un 12% en lo que va de este 2015, y el miércoles ahondó más sus pérdidas, por lo que tocante al presunto acuerdo entre empresarios y comerciantes, de que tendrán que subir los precios ante el impacto de la alza de dólar; Cartens enfatizó que “va estar muy vigilante para que la inflación no suba”

“El Banco de México hará todo lo que está en nuestro instrumental para que se perpetúe esta circunstancia” de inflación baja y estable, mencionó Carstens.

Dijo que el país cuenta con reservas internacionales y una línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de 70.000 millones de dólares, que en caso necesario sostendrán al peso mexicano.

La implementación de las reformas estructurales también ayudará al país con mayor crecimiento y a estabilizar el mercado cambiario, lo que “permitirá hacer un uso más adecuado de las reservas”.

Esperamos que los altos funcionarios se solidaricen y también se aprieten el cinturón.