La emoción de comprar los útiles nuevos para comenzar el nuevo año escolar no es siempre compartida por los padres de familia, y esto es debido al incremento que estos han mostrado. Conforme se llega el día de apertura de clases, suben más de precio.

De acuerdo con Saúl Sánchez, enlace para clientes externos de la Plaza Mesones, ubicada en el centro de la ciudad de México, este aumento de precios ha sido provocado por el incremento en los costos de las empresas y por gastos adicionales que se derivan de la reforma fiscal. Para comprar los útiles de los niños, se necesita entre 10 y 15 por ciento más dinero que en años anteriores, este aumento de precios ha sido provocado por el incremento en los costos de las empresas y por gastos adicionales que se derivan de la reforma fiscal.

“Ha habido muchos esfuerzos de las empresas, han absorbido costos como cargos impositivos de la reforma fiscal, pero evidentemente, si sube un producto líder, los demás se viene en desbandada y siguen incrementando. Lo que antes podías surtir con com 1000 pesos ahora lo haces con mil 200 pesos, eso pasa con la lista actual” explica Saúl Sanchez.

Y es que ante el incremento de los precios, los padres de familia hacen esfuerzo titánicos y desarrollan estrategias pare poder darle a su  hijos las herramientas necesarias para que puedan labrarse un futuro mejor dentro de las aulas.

Por su parte, catedráticos como José de Jesús de Alba, de la Universidad Iberoamericana desestiman que exista un freno a la educación, rechazan que el aumento de los precios sea factor para que exista una baja de escolares en niños y jóvenes de escasos recursos.

mientras los padres de familia hacen milagros, las autoridades sólo se limitan a dar la bienvenida al nuevo ciclo escolar.