En Navojoa, Sonora, una joven de 16 años de edad, estudiante de preparatoria, se aventó del campanario de una catedral para suicidarse, pero a pesar de la caída de 10 metros, sólo se fracturó el fémur y la pelvis.

De acuerdo con el director del Departamento de Bomberos de Navojoa, Juan Manuel Ramirez Sandoval, los cuerpos de rescate trataron de impedir que la adolescente se arrojara. Fue en vano.

La joven, Jazmín, fue atendida por paramédicos y luego trasladada a Cajeme, también en Sonora, para su hospitalización. La reportan grave.