Las aplicaciones Uber, Cabify y otras similares que operan en la Ciudad de México conocerán la siguiente semana el plan formal de regulación que les propondrá el Gobierno del Distrito Federal, documento del cual ya hemos conocido ciertos detalles gracias a un borrador difundido por la agencia Reuters.

El borrador, el primero en su tipo en Latinoamérica, arrojó al fin las primeras luces sobre la situación de las apps. A raíz de su publicación sabemos que los choferes afiliados tendrían que pagar 1,599 pesos al año cada uno para poder recibir un permiso especial de la administración capitalina.

Además, de acuerdo con el documento las apps deberían pagar un impuesto del 1.5% de sus ingresos, cifra que se destinaría a un fondo para el transporte de la ciudad que se crearía expresamente para ello.

No obstante, según Rubén Alcántara, líder de la “Alianza de Organizaciones de Radio Taxis, Sitios y Bases del Distrito Federal” y quien mostró a Reuters el borrador, dijo que le fue informado en una reunión el martes con el secretario de Movilidad de la ciudad, Rufino León, que las empresas tendrían que pagar entre un 3% y 5% de sus ingresos al fondo de transporte.

uber.protestas

Como era de esperarse, la propuesta incluye algunas restricciones para los conductores. Se les prohíbe aceptar pagos en efectivo de sus clientes, que ofrezcan planes prepagados o que usen las paradas establecidas para los taxis.

Reuters dio a conocer que el plan aún está siendo negociado y detalles como las cifras que se cobraría a los conductores podrían cambiar antes de la fecha esperada de la publicación, que será la semana próxima.

¿Y qué dicen las apps al respecto?

Según publicó CNNExpansión, Uber dijo estar “emocionado” por el plan de regulación que según el borrador propondrá el GDF.

“En Uber estamos muy emocionados ante la posibilidad de contar con una regulación que beneficie a los más de 500,000 usuarios, proteja a nuestros socios-conductores y le de un hogar permanente a Uber en nuestra capital”, dijo la empresa.

“Reiteramos que estamos en toda la disposición de pagar por un permiso para operar, siempre que éste no eleve los precios para los ciudadanos, ni comprometa la calidad de servicio”.

Por su parte, Cabify expresó a través de su director en México, Ricardo Weder, que están dispuestos a pagar la cantidad propuesta por el Gobierno del DF, cantidad que consideran justa. Con todo, aclaró que no han recibido un documento oficial.

“No hemos recibido un documento con la postura oficial, pero estamos dispuestos al pago. Creemos que el esquema de permisos es lo más lógico, más que las concesiones, pues éstas crean un mercado negro que aumenta el monto de las placas. El monto del pago nos parece correcto. (…) estamos seguros que a partir de esta regulación para conductores privados se va a modernizar la industria de transporte en México”.

En contraste a la próxima regulación de las apps en el DF, por ejemplo, en el centro financiero y mayor ciudad de Brasil, Sao Paulo, así como en la capital, Brasilia, los legisladores votaron a favor de prohibir Uber luego de protestas de los taxistas locales. Desde agosto pasado, el Gobierno de Sao Paulo ha decomisado 23 vehículos. En Río de Janeiro, otra de las grandes ciudades brasileñas, taxistas dispararon contra un conductor de Uber hace unos días. En Bogotá, taxistas han atacado ocasionalmente a los conductores de esa aplicación, mientras que el gobierno colombiano han declarado a la empresa como ilegal.

uber.colombia

Y para apoyar la regulación de Uber, usuarios entregaron al Gobierno del DF 120,000 firmas recabadas en Change.org.

uber.gdf

Por lo pronto, aún se desconoce si el pago del permiso para operar en la capital del país se hará por parte de los conductores o de las aplicaciones, lo que sí queda claro es que la próxima situación de regulación de las apps, no obstante los recientes bloqueos y movilizaciones de taxistas del DF en su contra, podría ser un ejemplo mundial.