Los jugadores veteranos de la Liga Mayor de Futbol Americano del equipo de los Pumas de CU hicieron una novatada a Juan Francisco Espinoza Martínez. Dicha novatada terminó muy mal.

Y es que se les ocurrió que sería buena idea pintar a los nuevos integrantes con colorantes que estaban hechos a base de aceite…así es, aceite.

Así que el chico, de 19 años de edad, fue pintado como minion (esas molestas criaturas que alguna vez nos cayeron bien pero que sus fans y la publicidad han terminado haciendo que nos desagraden)  y fue obligado a pasar más de 10 horas bajo el sol, a lanzarse a la fosa de clavados y a realizar pruebas físicas en el Estadio Tapatío Méndez ubicado en Ciudad Universitaria.

Pues bien, cuando regresó a su casa, el joven comenzó a sentir dificultad para respirar por lo que tuvo que ser trasladado de emergencia al Hospital Adolfo López Mateos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado para recibir la atención médica necesaria.

El joven fue trasladado al área de terapia intensiva ya que su estado era grave.

La pintura le provocó una intoxicación y quemaduras en el 65 % de su cuerpo. Además presentaba un cuadro de neumonitis, por el que tuvo que ser entubado. También fue sedado para que se le pudiera retirar la pintura que aún tenía en el cuerpo con solventes.

El joven permaneció en estado grave por 48 horas y todavía se reporta como delicado.

¿Qué tal?