Después de que se hiciera público que la Segob iba analizar la posibilidad de sacar a Laura Bozzo del país, principalmente por el contenido de sus programas, la polémica conductora (recordada por haber sido expulsada de Perú por su alianza con el ex presidente Fujimori y por haberse hablado mal de la periodista Carmen Aristegui) ha constado con un “Ni muerta me van a sacar”.

Así es, además alegó que hay problemas más importantes en México:

“Me da vergüenza que, ante todos los problemas que tenemos en México, estemos debatiendo algo que la gente decide. ¿Hay una madre que no quiere que su hijo vea mi programa? Que le cambie”

Para la ex peruana, la petición de expulsarla es una cortina de humo fraguada por la izquierda mexicana, pero confía en la democracia, por lo que este tipo de peticiones no le quitan el sueño (bueno, si lo que hizo en el régimen de Fujimori no le quita el sueño, menos esto):

“No soy monedita de oro. Como decía Voltaire, el primer derecho, el derecho supremo, es defender lo que dicen incluso tus peores enemigos”

…. ¿qué? Voltaire se refería a la libertad de expresión señora… usted sólo lo veolrvió todo.

En fin, la señora continuó dando cátedra de política:

“El PRD está tratando de hacer cortinas de humo, deberían ocuparse de los problemas que la gente realmente reclama en el país”

Bozzo dice que como abogada, sabe que no hay elementos para su expulsión (suponemos que además de saber derecho peruano también sabe derecho mexicano).

“Como doctora en derecho conozco perfectamente la ley, conozco la Constitución mexicana y las causales por las que una persona, que en este país nunca ha habido, puede ser expulsado”

Bueno, si alguien hace memoria recordará que de hecho hasta un presidente ha sido expulsado del país, tal fue el caso del ex presidente Plutarco Elías Calles quien fue expulsado por Lázaro Cárdenas por intervenir constantemente en la política nacional.

En fin, tal vez tiene razón en que hay problemas más grandes en el país…igual no por eso muchos dejarán de pedir que se vaya.