Nabire, una hembra de rinoceronte blanco del norte, murió el lunes en el zoológico de Dvur Kralove (centro de la República Checa), con esta lamentable pérdida, solo cuatro ejemplares de esta subespecie quedan en el mundo.

Una hembra anciana llamada Nola en el zoologico de San Diego (Estados Unidos), y un macho también anciano, Sudan, que vive con dos hembras, Najin y su hija Fatu, en la reserva keniata de Ol Pejeta sobreviven aun. Estos tres últimos ejemplares fueron transferidos a Kenia desde el zoo de Dvur Kralove en 2009, en el marco del proyecto bautizado “La última oportunidad de supervivencia”, con la esperanza de que el nivel de hormonas hembras volverían a ser normales en su medio natural, lo que permitiría la reproducción  biológica. Esta esperanza no se realizó.

Originarios de África Central y de África Oriental, el número de estos ejemplares herbívoros disminuyó debido a la caza furtiva, por las virtudes afrodisíacas atribuidas a su cuerno, muy codiciado en el recetario asiático.

2156836

“La muerte de Nabire simboliza una disminución catastrófica del número de rinocerontes debida a una delirante codicia humana. Una vez más esto ha hecho acercarse a una especie animal a su total extinción”, lamentó Premysl Rabas, director de este parque zoológico.

La hembra de rinoceronte blanco murió después de una serie de rupturas de un quiste. Nacida el 15 de noviembre 1983, Nabire sufrió en los últimos años de su vida importantes daños a su salud, uno de los ovarios de la rinoceronte, así como diferentes tipos de tejido fueron extraídos inmediatamente después de su muerte y enviados a un laboratorio especializado en Italia.