Tlatlaya, Ostula, Calera… y estos son solo los casos más recientes. ¿Cuándo reconocerá el Ejército mexicano que tiene un problema?