El brote de Ébola, se dio por primera vez en Guinea en marzo, se extendió a varios países de África occidental. A partir del 27 de julio se informó de cerca de 1,300 casos confirmados, en Guinea, Liberia y Sierra Leona con 729 muertes registradas. De acuerdo con la OMS, la enfermedad del virus del ébola, antes conocida como fiebre hemorrágica del ébola, es un padecimiento que afecta a los humanos y sus brotes tienen una tasa de fatalidad mayor al 90 por ciento. El virus es transmitido por animales salvajes como el murciélago y luego se expande entre humanos. Ayer te informamos de la muerte de un médico que se dedicaba a combatir el virus del Ébola en Sierra Leona, dicho virus se ha propagado a las naciones vecinas.Hasta el momento, son cuatro países los afectados: Liberia, Guinea, Sierra Leona y Nigeria. El mayor brote de Ébola registrado anteriormente ocurrió en Uganda en 2001, con 425 casos confirmados. west_africa_ebola_v2 Aunque el riesgo de un brote en Nigeria es bajo, el virus de Ébola sigue siendo difícil de controlar en las regiones de África Occidental, en parte, debido a la apertura de las fronteras (muchas de las cuales ya fueron cerradas para tratar y prevenir la propagación del virus). Según la Organización Mundial de la Salud, el número actual de muertes ha sido más alta en Guinea, donde 460 casos han dado lugar a 339 muertes hasta ahora. En Liberia, 329 casos han dejado 156 muertos, y en Sierra Leona, se han reportado 533 casos y 233 muertes. Las propiedades del virus en sí reducen el riesgo de un brote más extenso, especialmente en áreas con sistemas y prácticas de salud más avanzadas. El virus del ébola llega a los humanos por el contacto con sangre, secreciones, órganos y cualquier fluido corporal de animales infectados, su transmisión requiere proximidad con los fluidos corporales. El virus del Ébola es menos contagioso que otras enfermedades, como el sarampión y la gripe. Además, la gravedad de los síntomas, que incluyen fiebre, dolor de cabeza, vómitos y diarrea, evita que el virus pase desapercibido, al contrario del VIH, que tiene un período de incubación más largo. En África, contener el virus ha sido difícil, sobre todo en los primeros meses del brote, debido a la falta de comprensión de la enfermedad, las prácticas culturales y los centros de salud inadecuados. Actualmente no existe un tratamiento disponible. Los enfermos requieren cuidado intensivo que incluye hidratación constante debido a la severa pérdida de líquidos. Ante la severidad del brote, Estados Unidos aconsejó a sus ciudadanos no viajar a tres de las cuatro naciones afectadas por el brote: Guinea, Liberia y Sierra Leona. Los gobiernos y las organizaciones internacionales están trabajando con las poblaciones locales para contener la enfermedad, Liberia y Sierra Leona han promulgado medidas de emergencia para poner en cuarentena las zonas infectadas y los lugares en que la enfermedad pueda propagarse. Los presidentes de Guinea, Sierra Leona y Liberia, se reunirán mañana 01 de agosto en la capital de Guinea para llegar a medidas conjuntas para detener el brote. Las organizaciones humanitarias están enviando equipos a Nigeria y Togo para dar seguimiento a los casos de pasajeros de aerolíneas. Las agencias estadounidenses han aumentado los esfuerzos de ayuda para ayudar a contener la enfermedad, y la Unión Europea anunció que enviará 2 millones de euros para ayudar con los esfuerzos de contención. El problema según New York Times es que África no necesita ayuda humanitaria sino ciencia e investigación, fomentar las capacidades científicas y tecnológicas necesarias para transformar las economías africanas, establecer nuevas formas de intercambio y cooperación, y reasignar los recursos para financiar esto. Vía: Stratfor, CNN