El 24 y 25 de junio, la diputada perredista, Purificación Carpinteyro fue objeto de los medios de comunicación por una grabación en la que le proponía a José Gutiérrez Becerril, director de Pymes de Movistar, montar un gran negocio consistente en usar la red de Telmex para ofrecer servicios de telecomunicación, según lo permitido por los transitorios de la reforma en telecomunicaciones y por las leyes secundarias que se discuten actualmente en la Cámara de Senadores. Pues bien, ahora asegura ofrecer una recompensa de 50 mil pesos para aquél que dé información sobre la persona que filtró tal grabación.

A través de su cuenta de Twitter @PuriCarpinteyro, la diputada dijo ofrecer “50 mil pesos por información del titular y la cuenta IP desde la que filtraron la grabación”.

Luego de que la diputada reconociera que realizó la llamada y que sí tenía interés de montar una empresa, lo que, según afirmó, no era ilegal, se retiró de los debates en torno a la #LeyTelecom a petición de Jesús Zambrano y otros dirigentes del PRD.

No pasó ni un día para que la diputada abandonara la discusión. Según expresó, lo hizo para “no enturbiar el proceso de debate, discusión y votación de la ley”.

Cuentas de YouTube del mismo nombre o nombres similares a aquella desde la que fue publicado el video de Carpinteyro han “golpeado” su imagen y recientemente también la de Carmen Aristegui, afirma la diputada.

En efecto la cuenta de Twitter @LaRedEsNuestra_ que difundió el video de Carpynteiro, también difundió información con la que se pretendía argumentar en contra de Carmen Aristegui durante el conflicto que mantuvo con Laura Bozzo el año pasado, luego de que la conductora peruana montara lo que fue calificado como “un show mediático” para ofrecer ayuda a los damnificados de Guerrero tras el paso del fenómeno meteorológico Manuel.

Tan lamentable es que existan huecos en la ley que permitan que legisladores con intereses económicos redacten reglas a su medida, como que se difunda información difamatoria sobre comunicadores que ni la deben ni, sobre todo, la temen.

Para saber más sobre Purificación Carpinteyro y su polémica llamada, échale un ojo a nuestro análisis aquí.

Vía: Milenio