Javier Sicilia también está preocupado por el contenido en las leyes secundarias de la #LeyTelecom, porque “devora” derechos como a la privacidad de los ciudadanos.

El líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, considera que lo aprobado va en contra del derecho a la privacidad de los mexicanos.

El punto más preocupante es el que busca darle facultades amplias a las agencias de seguridad pública y nacional para cumplir con su deber inaugurando un estado de vigilancia masiva a través de las tecnologías de la comunicación. (Sí, tus datos están en agencias de seguridad e infiltrados).

A diferencia de otros activistas que fueron víctimas de la violencia en nuestro país y que están a favor de la geolocalización de criminales, Sicilia advierte que el autoritarismo no es la solución.

“Detrás de este discurso se encierra una de las bases fundamentales del autoritarismo: el poder que se ejerce en secreto, a discreción y sin controles. Usando el lamentable contexto del país, se ha vendido la idea de que debemos buscar la seguridad de las personas incluso a costa de ellas mismas”.

El derecho a la privacidad no deben ser sacrificadas en aras de la seguridad.

En los artículos 189 y 190 del dictamen se da un poder absoluto a las agencias de seguridad (ni siquiera definidas en la ley) para que puedan acceder a las comunicaciones privadas y a la localización de todas las personas en el país, sin ningún control ni contrapeso que pueda servir para prevenir o sancionar cualquier abuso de poder por parte de estas entidades.

En el artículo 189, se establece la obligación que tendrán los concesionarios de telecomunicaciones y los autorizados, así como las empresas proveedoras de servicios de aplicaciones y contenidos (Twitter y Facebook), de “atender todo mandamiento por escrito” por la “autoridad competente”.

“¿Cuáles? ¿Bajo qué criterios? ¿Con qué límites? ¿Con qué legitimidad?”

Sicilia comparte nuestra preocupación en los temas de  geolocalización en tiempo real, retención de datos de los equipos móviles y bloqueo de servicios de telecomunicaciones, “contrarias a nuestras libertades y a cualquier idea de democracia, pero además, son una afrenta directa a la dignidad de todas y todos, puesto que buscan reducirnos al mínimo como personas con derechos bajo la promesa de alcanzar justicia y seguridad”

La seguridad podría ser garantizada con medidas de control y de revisión por otros poderes como el judicial y el órgano garante de la protección de datos, sin con ello sacrificar la esfera más esencial de las personas. Es indispensable alzar la voz y rechazar esta afrenta.

Aquí pueden consultar el comunicado completo:

Vía: Scribd