Simbionte se ha inaugurado y promete ser uno de los más importantes festivales de diseño y sustentabilidad del país. Una de sus secciones principales es Disarm, una exposición que es un diálogo entre las armas y la música y que es la selección 2014 de Sopitas para Simbionte.

En México sabemos más de pistolas de lo que quisiéramos. No es ningún secreto el tráfico de armas hacia nuestro país. Los artefactos de la muerte se han convertido ya en parte esencial de la cultura del narcotráfico en México, pero ahora, Pedro Reyes, en compañía de músicos y técnicos especializados, ha montado una exposición que convierte la intención destructiva de las armas en una propuesta de creación.

pedro-reyes

El concepto es sencillo (aunque su montaje tal vez no tanto): partes de armas convertidas en instrumentos musicales y controlados por robots. No es la primera vez que en la ciudad existe la oportunidad de asistir a un concierto en el que los autómatas son los intérpretes centrales de la música, lo maravilloso (y aterrador) de Disarm fue que, en esta ocasión, las máquinas estaban hechas con armas, mismas que habían pertenecido a alguien, que pudieron haber herido o lastimado, armas que la gente había conseguido para defender su derecho a la vida o la seguridad, o que habían sido utilizadas con fines menos honestos.

Mediante un programa de recoleccion de armas, Disarm conjunta  las herramientas que el ser humano hizo para destruir, y las transformó en artefactos que se utilizan para crear, en instrumentos musicales.

Así, nos muestra que la mejor manera de combatir la violencia no es negándola, sino transformándola en algo más, en algo propositivo.

Disarm no solo ofrece piezas musicales que resignifican a las armas, también son piezas con un gran valor plástico. Asistir a un concierto protagonizado por estos artefáctos es un maravilla en varios sentidos. No solo lar armonías que se van entretegiendo con los sonidos que producen cada una de las máquinas, sino, también, la estética de las máquinas mismas.

El valor de arma no se pierde, pues se necesita utilizar en valor del nuevo significado, la cosa es que el arma está ahí y no está, uno puede ver los cañones de las pistolas, los gatillos, los muelles, todas las piezas funcionando de tal manera que en vez de producir sus típicos sonidos, crean unos nuevos, unos que en vez de causar dolor o miedo, causan deleite y alegría.

Así, la magnífica ejecución de los autómatas disuelve los antiguos efectos que tenía la utilización de los instrumentos con los que están hechos y produce unos nuevos.

Al final del día, las armas terminan seduciéndonos, pero no por su poder de destruir sino por las armonías que crean.

Lo que hace entonces Pedro Reyes (Disarm) es actualizar un poder que tenemos los seres humanos que es el de resignificar, redireccionar un elemento destructivo en uno distinto ¿no es esta la mejor manera en la que podemos reaccionar?¿tomar lo negativo y crear otra cosa?

Disarm se presenta en el marco de Simbionte 2014, un festival de Arte, tecnología y sustentabilidad que se ha instalado en el Parque Lincoln en Polanco, en donde también se ha instalado la exposición lumínica Field of light, de Bruce Munro y que también está increíble.

Acá les dejamos toda la info.

Además, tenemos 10 pases dobles para los primeros que manden un mail con el asunto Simbionte 2014 a [email protected]

Estos son nuestros ganadores!

Josué Emmanuel Blancas Escobedo
Stephanie Rodriguez
Alfonso Gonzales Benitez
Moisés Ortega Jiménez
Daniel Muñoz Ramírez
Daniela L del Río
Jaime Morelos Covarrubias
Pedro Alberto Carreón Tadeo
Néstor Martín Mendoza Ascencio
Yeter Avila

Para más información sobre Simbionte y las propuestas artísticas que cambiarán tu forma del ver el mundo, consulta la página web oficial y el programa de actividades. Visitafacebook.com/Simbioentefestival y la cuenta de Twitter @Simbiontefest