El camino del migrante a través de la danza contemporánea.

La Bestia es uno de esos trenes de la muerte, una máquina que transporta miles de toneladas de mercancías pero también a incontables seres humanos que deciden emprender el viaje al sueño americano.

Durante su traslado y al llegar al país de destino, los migrantes se exponen a una gran diversidad de peligros: tienden a ser engañados en cuanto a las condiciones laborales e incluso pueden terminar en situación de esclavitud. Además de esto, las mujeres y los niños a menudo son víctimas de violencia sexual o caen en manos de redes de prostitución. En el caso de los migrantes indocumentados, su vida misma se encuentra amenazada por la vulnerabilidad que emana de su pobreza y de su falta de ciudadanía del país en el que residen o por el que transitan.

“Excluidos de la sociedad y sin la protección efectiva de la ley, los migrantes irregulares que atraviesan México se ven condenados a una vida marginal, vulnerables a la explotación de las bandas delictivas y los funcionarios corruptos, e ignorados en gran medida por las autoridades que deberían protegerlos de los abusos contra los derechos humanos.”

LA BESTIA 2

Con 6 bailarines en escena y música original de Eduardo Martínez, la obra intenta mostrar la realidad del camino del migrante por nuestras ciudades y llevar al público a una reflexión sobre nuestro papel dentro de una sociedad testigo del paso del migrante, a fin de provocar un despertar en cuanto a la percepción de la migración y el trato hacia los y las migrantes.

La migración centroamericana es una realidad tangible en nuestros días y es una de las problemáticas sociales que enfrentan mayores injusticias hoy en día.

“El Indocumentado llega al cruce de un estado con otro, rico tan solo de su esperanza. Su pasaporte es el corazón abierto de quien lo acoge. No tiene nombre ni identidad: hoy se llama Pedro, mañana Paco… su proveniencia puede ser Honduras, Guatemala, Salvador o Nicaragua, México o Colombia. Se disfraza conforme la necesidad. No tiene nada que perder: ya metió su vida en una baraja sin límites. Todo su haber está recogido en una mochila o en la bolsa de plástico de la última tienda donde compró dos tacos. A veces toda su patria y su cultura se expresan en el “descamisado” que cruza como quien se mete a bañar. El indocumentado es hijo de nadie, no cuenta ni tiene voz: ni por su tierra que lo despidió: callada, indiferente, tal vez con gozo o a patadas. Es nadie para la tierra que se abre a su vista, tan sólo para estadísticas o por aquel juego feroz y contradictorio que es la explotación de su trabajo.”

“La Bestia”, historias que migran…historias con rostros, se presenta en  “UN TEATRO” ubicado en Nuevo León #46. Colonia: Hipódromo Condesa

Funciones:

  • 9 de mayo – 21:00 hrs
  • 10 de mayo – 19:00 hrs
  • 11 de mayo – 18:00 hrs