Dos jóvenes bolivianos acusados de robar motos, fueron atados al “palo santo” y torturados sin piedad con hormigas venenosas, en Ayopaya, Bolivia.

Dejaron a los dos muchachos en el árbol hasta que los familiares pagaron casi 50 mil pesos por las motos robadas. El padre de uno de ellos declaró que los dirigentes de la comunidad les dieron tres horas para entregar la compensación por el hurto y que, a cambio, los dejarían en libertad.

“Si no depositábamos el dinero en esas tres horas iban a desaparecer a nuestros hijos (…) Pido justicia, que se pongan la mano al pecho las personas que han hecho esto y esperamos recuperar el dinero que nos estafaron”, sostuvo el hombre.

Las picaduras de las hormigas causaron insuficiencia renal a los jóvenes. Wilmer Machado, de 18 años, está en terapia intensiva, mientras que Miller Macdonal Rodríguez, de 19, debe someterse a diálisis y probablemente requiera un trasplante.

“Nos llevaron al monte, nos amarraron al ‘palo santo’ toda la tarde. Yo apenas aguanté, ya no podía. Mi amigo ya se estaba muriendo y ellos decían ‘está fingiendo’ y se reían”, dijo uno de los muchachos.

Atar a presuntos delincuentes a árboles donde anidan las hormigas Pseudomyrmex triplarinus para que sean mordidos por éstas es una forma de castigo común en el trópico de Cochabamba, así como los linchamientos, que se han convertido en un asunto que preocupa a las autoridades bolivianas.

Nuevas ideas para castigar el robo hormiga (turúm psss)

Vía: BBC