Un día después de la ejecución de Edgar Tamayo recordamos a Cassez a un año de su liberación y te explicamos por qué los relacionamos.

En estos casos, lo primordial no era la culpabilidad o inocencia de los individuos, sino el debido proceso legal; es decir, que en ambos casos prevalece la ineptitud de dos sistemas de justicia.

En un sistema de justicia no tendrían que existir dudas en el proceso, sino en las pruebas, en el juzgado, en el veredicto, no en si los acusados pudieron ejercer sus derechos fundamentales. Esto, en sociedades democráticas, representa un problema, porque los procedimientos jurídicos correctos son fundamentales para garantizar un Estado de Derecho, independientemente de la opinión pública.

El caso de Edgar Tamayo 

Ayer ejecutaron a Edgar Tamayo Arias en Texas, pese a las irregularidades en su proceso que habían sido denunciadas por Amnistía Internacional junto a otras organizaciones sociales, instituciones gubernamentales y organismos internacionales.

Édgar Tamayo fue detenido acusado de robo y de lesiones por apuñalar al encargado del lugar con un destornillador en 1991, después fue acusado de intentar robar la batería de un auto y en el 1993 de provocar una pelea en un bar pero el delito por el que fue sentenciado a muerte ocurrió en 1994; Tamayo y su amigo Jesús Mendoza fueron detenidos, esposados y metidos a una patrulla por el policía Guy P. Gaddis, luego de que Mendoza supuestamente perpetraran un robo contra un ciudadano estadounidense. El policía hizo una parada y al regresar al vehículo recibió tres disparos por la espalda. El arma con la que se hicieron los disparos fue encontrada en la parte de atrás de la patrulla, pero sin huellas dactilares de Tamayo o Mendoza.

En el caso de Tamayo no estaba a discusión si era inocente o no, la controversia era por la violación de sus derechos humanos, porque no se le brindó el derecho de asistencia consular y esto hace que la sentencia de culpabilidad esté viciada de origen.

tamayo_pena_muerte

Hay casos que no tienen una solución que deje satisfecha a la mayoría, como estos.

¿De qué trata el caso Cassez?

Cassez fue detenida en diciembre de 2005 y acusada de secuestrar al menos a tres personas y de pertenecer al grupo delictivo Los Zodiacos, liderado por su pareja sentimental, Israel Vallarta.

Florence Cassez fue liberada el 23 de enero del 2013, durante sus últimas horas presa, esperaba la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en un pasillo del Reclusorio Femenil de Tepepan, después de haber pasado siete años en prisión condenada a 60 años por secuestro.

Alfredo Gutiérrez, fue el ministro que impuso Enrique Peña Nieto(a través de la mayoría de votos en el Congreso por parte del PRI) y que permitió la liberación de Florence Cassez.

A él se debe que la Corte haya liberado a Florence Cassez hace exactamente un año. Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena sustituyó a Guillermo Ortiz Mayagoitia en la Primera Sala conformada por cinco ministros. El nuevo ministro se sumó a la postura que tuvieron los ministros Arturo Zaldívar y Olga Sánchez en marzo pasado.

El proyecto que permitió la liberación de Cassez fue presentado originalmente en marzo de 2012, en ese momento, el ministro Zaldívar presentó la ponencia argumentando que la francesa debía ser liberada porque la autoridad no había respetado sus derechos constitucionales a un debido proceso y fue desechado, aunque en aquella ocasión, todos coincidieron en que, durante el proceso legal, hubo violaciones a los derechos fundamentales de la ciudadana francesa.

Cuando se discutió la liberación de Cassez, la SCJN originalmente votaría un proyecto elaborado por la ministra Olga Sánchez que tenía como objetivo desechar los testimonios de las víctimas que identificaron a la ciudadana francesa como su secuestradora, y con ello otorgarle un amparo para que se le dictara una nueva sentencia.

¿Cómo votaron?

  • José Ramón Cossío estuvo de acuerdo, pero sólo si se desechaban algunas de las pruebas.
  • Jorge Mario Pardo votó en contra de cualquier tipo de amparo.
  • El ministro Zaldívar sostuvo su postura de marzo: liberar a Cassez.
  • Y la gran sorpresa, el ministro Alfredo Gutiérrez apoyó la postura de Zaldívar. Había, entonces, dos votos a favor de un amparo directo.
  • Al observar esto, la ministra Sánchez desechó su proyecto y regresó a su postura original de marzo de liberar a Cassez.

Así fue cómo tres ministros estuvieron a favor de que se violaron los derechos constitucionales de la francesa. El voto de un par de ministros se cambió en el último minuto y con ello nos preguntamos: ¿Operó la razón de Estado o qué lógica operó para que esto funcionara?

ministro

La Suprema Corte de Justicia estimó que sus derechos fundamentales fueron violados en el curso de un proceso judicial marcado por un montaje policíaco difundido en la televisión: El derecho a ser considerado inocente hasta que no se le pruebe que es culpable, el derecho de tener una defensa legítima y dar parte al Consulado para que este pudiera intervenir, como en los nacionales hay que dar parte a la familia, y el tercero, el del debido proceso.

El caso de Cassez es emblemático porque hubo una recreación en un medio de televisión por una supuesta liberación de un secuestro y, este montaje televisivo, afectó sus derechos fundamentales de una manera muy importante.

Cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación liberó a Cassez, aclararon que no sabían si era culpable o inocente, simplemente como “no se le respetó el debido proceso la liberamos”. A un año de la liberación de Cassez, la Suprema Corte nos debe una explicación.

Independientemente de lo que cada uno de nosotros pensemos violaron los derechos de la mujer y eso, en cualquier país en donde rige el Estado de Derecho, es suficiente para que se le deje en libertad. (Menos en Estados Unidos, como pudimos corroborar ayer).

Cassez ya fue. La Procuraduría no puede ahora reabrir el caso, pero sí puede ver si hubo conductas delictivas sobre esos temas, señalar a los responsables:

Las autoridades judiciales, la policía por haber armado todo el teatro y la televisión, al mentirle a la gente diciendo que estaba transmitiendo en vivo.

Además de la excesiva parafernalia que utilizaron las autoridades, le dieron trato de estrella de rock con caravanas de policías. Y luego, las autoridades francesas la exhibieron como heroína al llegar a su país.

cassez_fr

Lo que tenemos al final son dos casos de impunidad.

En el caso de Florence, impunidad para quienes armaron el show, tanto el ministro de la SCJN que abruptamente cambió de opinión, el exjefe policial Genaro García Luna y su equipo antisecuestro y sobretodo las televisoras que transmitieron el montaje de la justicia. En el caso de Edgar Tamayo impunidad para aquellos que no llevaron el debido proceso.

No sabremos ya nunca si fueron culpables o inocentes, lo único de lo que podremos estar seguros es de que las autoridades hicieron mal su trabajo.