El ahora senador petista Manuel Bartlett Díaz se molestó por la publicación de un reportaje de la revista Proceso.

En dicho reportaje algunos testigos aseguran que Manuel Bartlett, entonces secretario de Gobernación, y Juan Arévalo Gardoqui, titular de la Secretaría de la Defensa, presenciaron el homicidio de Enrique Camarena, exagente de la DEA .

Uno de los testigos dice al respecto:

“Bueno… en la sala de la casa estaban el general Vinicio Santoyo Feria (comandante de la 15 Zona Militar, con sede en Guadalajara; el general Arévalo Gardoqui (entonces secretario de la Defensa); Manuel Bartlett Díaz; Félix, el cubano, quien iba con otro extranjero al que no identifiqué ni supe su nacionalidad; Miguel Aldana Ibarra (director de la Interpol-México); Manuel Ibarra Herrera (director de la PJF), Espino Verdín y otros más”.

¿Por qué lo vinculan?

Porque al ser secretario de Gobernación tenía información privilegiada sobre los personajes y el contexto en el que ocurrió el secuestro, tortura y asesinato del agente de la DEA estadounidense, Enrique Camarena Salazar, en 1985.

Según las autoridades de Estados Unidos, no secuestró, torturó ni asesinó al agente antinarcóticos Enrique Camarena, pero este hecho le impide a Bartlett ir a Estados Unidos, a menos que el viaje sea a Los Ángeles para declarar ante un gran jurado sobre el secuestro y asesinato de Camarena.

The New York Times ubicó a Bartlett como uno de los personajes nongratos por estar ligado a los peores escándalos de abusos y corrupción. Nadie puede dudar que ha logrado una brillante carrera en la política mexicana.

Este escándalo data de 1990, cuando la NBC difundió una mini-serie titulada Drug Wars: The Camarena Story, acusando a la policía mexicana de corrupta y que las autoridades mexicanas habían encubierto el homicidio del agente de la DEA Enrique Camarena. Son mencionados como protectores de narcotraficantes el general Arévalo Gardoqui -ex secretario de Defensa Nacional-, el procurador general Enrique Alvarez del Castillo; el secretario de Educación Manuel Bartlett, y el ex presidente Miguel de la Madrid.

Bartlett lo niega todo.

Al respecto, Bartlett aseveró que el homicidio de Camarena es un asunto ya juzgado, en el que todos los responsables, salvo el capo Rafael Caro Quintero, permanecen en la cárcel.

“Yo tenía responsabilidades de seguridad, pero no negocié nunca ni con la CIA ni con la DEA”, se deslindó Manuel Bartlett durante la entrevista radiofónica.

Además acusó al presidente Enrique Peña Nieto, al expresidente Carlos Salinas y al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, de ordenar a la revista Proceso dicha publicación.

“Esta es una artimaña de Peña Nieto y Osorio Chong para golpearme por mi posición de defensa del petróleo”, señaló Bartlett en entrevista con la periodista Carmen Aristegui.

Bartlett dice que le resulta sospechoso que Proceso haya publicado una fotografía de él en su portada. Después de tanto tiempo resulta irrelevante saber quién estuvo presente o no en el homicidio de Camarena, lo extraño es que se retome el caso en esta coyuntura justo después de la aprobación de la reforma energética, ya que el senador fue uno de los principales detractores de dicha reforma estructural, él estuvo “en contra del sometimiento a intereses extranjeros”, fue el único en solicitar suspender la sesión de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Energía y Estudios Legislativos y al final durante la discusión pidió que las votaciones fuesen particulares para identificar a cada senador.

La izquierda cardenista en ocasiones ha acusado a Barlett de haber operado el fraude en los comicios presidenciales de 1988 con la llamada “caída del sistema” que permitió la llegada al poder de Carlos Salinas de Gortari, sin embargo fue Cárdenas, el primero en sentarse con él por defensa del petróleo mexicano.

Vía: Proceso