Las puertas de Palacio de Gobierno de Chihuahua fueron cerradas durante el acto conmemorativo del tercer aniversario luctuoso de la activista Marisela Escobedo Frayre

Hace tres años, esas mismas puertas se encontraban cerradas cuando la activista intentó resguardarse de las balas que acabaron con su vida, el vergonzoso espectáculo de la incapacidad gubernametal para garantizar las condiciones mínimas de seguridad.

Una de sus últimas frases frente al palacio del Ejecutivo fue: “¿Qué está esperando el gobierno?, ¿qué venga y termine conmigo? Pues que termine conmigo aquí enfrente, a ver si les da vergüenza”. Y así fue.

Marisela Escobedo fue asesinada afuera del Palacio de Gobierno de Chihuahua por un sujeto que le disparó en la cabeza a quemarropa, esta activista pedía justicia por el crimen de su hija Rubí Frayre, quien fue asesinada y calcinada en 2008, a la edad de 16 años por su pareja sentimental Sergio Rafael Barraza Bocanegra en Ciudad Juárez.

Barraza Bocanegra,aunque fue capturado fue liberado por un tribunal al considerar que no había pruebas suficientes para mantenerlo en la cárcel,  pese a que él mismo se declaró culpable y pidióperdón público a la madre de la víctima.

Vía: Proceso