El territorio emocional que Yani Pecanins  se va construyendo poco a poco con cada una de sus obras y conjuga el ejercicio de varios oficios singulares.

Los pequeños objetos, los fragmentos de fotografías, sus pensamientos y reflexiones, articulan un discurso que al final siempre habla de la intimidad y el ser. Paseo de Gracia es un buen ejemplo de ese quehacer que corresponde a un momento profundamente significativo en la vida y el trabajo de Yani. Cada una de las piezas de esta exposición son parte de un ritual de despedida que la artista comparte con el espectador sin tener que explicarle nada más.

En el marco del Foro, el Gabinete Gráfico del Museo de Arte Carrillo Gil inaugurará la exposición Paseo de Gracia de Yani Pecanins, curada por Armando Sáenz Carrillo. El territorio emocional que Yani Pecanins se va construyendo poco a poco con cada una de sus obras y conjuga el ejercicio de varios oficios singulares. Los pequeños objetos, los fragmentos de fotografías, sus pensamientos y reflexiones, articulan un discurso que al final siempre habla de la intimidad y el ser.

Paseo de Gracia es un buen ejemplo de ese quehacer que corresponde a un momento profundamente significativo en la vida y el trabajo de Yani. Cada una de las piezas de esta exposición son parte de un ritual de despedida que la artista comparte con el espectador sin tener que explicarle nada más.