Más del 60 por ciento de los estadounidenses creen que el asesinato de John F. Kennedy fue resultado de una conspiración.

Durante todos estos años han surgido diversas teorías sobre quiénes pudieron haber estado implicados en la conspiración del magnicidio del presidente, porque después del asesinato de Lee Harvey Oswald, por parte de Jack Rubinstein en pleno estacionamiento de la comisaría de Dallas, la opinión pública concluyó que la muerte de Kennedy era fruto del trabajo de más de un hombre.

Internet y los medios de comunicación han ayudado a perpetuar la paranoia. No sólo porque hay mayor exposición a estas narrativas que ayudan a generar confianza en las conspiraciones, sino por la tendencia de Internet hacia ser parte de una comunidad que sustenta una teoría conspirativa, que ayuda a reforzar creencias poco verosímiles.

Insistir en que la verdad permanece oculta, es dar por hecho que todos los que han revisado el caso, llámese agencias de investigación o periodistas, son incompetentes o parte de los conspiradores.
Y, sí, millones de estadounidenses creen esto, entre las personas que no piensan que Oswald actuó solo, los mismos nombres siguen apareciendo. Con diversos grados de verosimilitud, aquí diez personas y grupos que han sido acusados ​​de matar a Kennedy.

1. Lyndon B. Johnson

Un gran contribuyente a esta teoría es Roger Stone, quien escribió The Man Who Killed Kennedy: The Case Against LBJ. Después de haber trabajado para Richard Nixon, Ronald Reagan y George HW Bush. Stone cree que Johnson contrató al mercenario Malcolm Wallace para hacer el trabajo sucio, todo porque Johnson se metió al recinto antes de que se escuchara los  disparos. Stone también cree que Johnson confesó el crimen: “la amante de Johnson de 21 años, Madeleine Duncan Brown, con quien tuvo un hijo ilegítimo, dijo que Lyndon Johnson le comentó un día antes del asesinato.“A partir de mañana no voy a tener que estar de acuerdo con los Kennedy”

lyndon_johnson

2. La KGB

Ion Mihai, que era un general de la policía secreta de Rumania comunista, culpa a la KGB de orquestar el asesinato. En cuanto a cómo la agencia de seguridad soviética se conectó con Lee Harvey Oswald, los teóricos dicen que Oswald residió en la Unión Soviética desde 1959 hasta 1962. Durante este tiempo, Oswald también conoció y se casó con su esposa rusa, Marina. Antes del asesinato de Kennedy, Oswald escribió una carta a su esposa, que contenía la afirmación: “Yo creo que la Embajada vendrá pronto”. Pacepa cree que esta nota es una pieza de evidencia en la que la KGB dijo a Oswald que ellos se encargarían de su familia.

En otra teoría, la KGB es responsable del asesinato, pero Oswald no lo es. Según, Bryan Gante, estos teóricos sospechan que Oswald “fue reemplazado por un agente ruso que se parecía a él con el objetivo de asesinar a nuestro presidente”.

kgb

3. Fidel Castro

Algunas de estas teorías afirman que Castro estuvo directamente involucrado en la muerte de JFK. La gran prueba es que Oswald fue arrestado en 1963 por repartir panfletos a favor de Castro. El otro motivo que sustenta esta teoría es el viaje de Oswald a la Embajada de Cuba, dos meses antes del asesinato, donde supuestamente tuvo una crisis porque no se le concedió una visa.

En 1963, Castro fue interrogado sobre el asesinato de JFK, pero el gobierno de los EE.UU. determinó que no estaba involucrado.

castro

4. El papá de Woody Harrelson

En 1980, Charles Harrelson fue declarado culpable de disparar contra el juez federal John H. Wood, Jr., fue detenido en septiembre de ese año, después de un enfrentamiento seis horas con la policía en el lado de una carretera. Durante el arresto, Harrelson confesó el asesinato de John F. Kennedy y del Juez Wood. Más tarde dijo que no tenía nada que ver con el asesinato de JFK, alegando que sólo confesó el crimen para asegurarse de que iba a vivir más tiempo.

woody_harrelson

5. El agente secreto George Hickey

En 1992, Bonar Menninger publicó su teoría de asesinato, en la que detalla que uno de los agentes del Servicio Secreto de Kennedy, que viajaba en el coche detrás del presidente, disparó por accidente. Menninger trabajó con expertos en balística Baltimore Howard Donahue para recopilar la evidencia: “Es un hecho balísticamente inquebrantable, que el disparo mortal provino de una posición detrás y a la izquierda del presidente.”

Hickey demandó a Menninger después que el libro fue publicado.

6. La CIA

Según el autor Patrick Nolan, un grupo de agentes de la CIA mataron a JFK. Nolan nombra a James Angleton, Richard Helms, E. Howard Hunt y David Phillips como miembros del grupo responsable.

En cuanto a las pruebas, la más convincente es la confesión de E. Howard Hunt en su lecho de muerte. Hunt, le dijo a sus hijos que el grupo de la CIA le invitó a tener un papel en el asesinato, que originalmente iba a tener lugar en Miami. Su hijo, Howard St. John Hunt, transmitió el mensaje de su padre en el periódico LA Times.

CIA

7.La Mafia

Algunas personas han llegado a la conclusión de que la organización criminal fue la causante de la muerte de JFK, especialmente considerando que Jack Ruby, que disparó Lee Harvey Oswald, era conocido por estar dentro de la mafia.

Supuestamente la mafia estaba molesta con el hermano de JFK, General Robert F. Kennedy, quien dirigió una campaña dura contra la delincuencia organizada. En esta  teoría, el jefe de la mafia Carlos Marcello contrató sicarios para asesinar a Kennedy. En 1985, Marcello admitió el asesinato. Él le dijo a un compañero de prisión, “Sí,yo di la orden para matar a ese hijo de puta. Me alegro de haberlo hecho. Lamento no haberlo hecho yo mismo. “

Una encuesta reveló que el 13 por ciento de los estadounidenses creen que la mafia es el culpable del asesinato de Kennedy.

8. Joe Dimaggio

Incluso la leyenda del béisbol Joe DiMaggio ha sido culpado del asesinato. De acuerdo con esta teoría, DiMaggio estaba seguro de que un miembro de la familia Kennedy había matado a Marilyn Monroe, pareja del beisbolista, quien fue relacionada por sostener un romance con Kennedy.

DIMAGGIO

9. George Bush padre.

Según esta teoría, George Bush padre está acusado de haber formado parte de un complot para matar a JFK utilizando sus conexiones con la CIA y la Mafia.

Los partidarios de esta hipótesis citan la presencia de George Bush en Dallas el día que Kennedy fue asesinado, su larga y oscura relación con la CIA, y sus supuestos vínculos familiares con el crimen organizado. De hecho, los investigadores afirman que existe una conexión entre el asesinato de JFK, el Watergate, en todas las cuales, dicen, George Bush tuvo que ver. Incluso hay algunos fanáticos que creen que Bush padre fue el responsable de la muerte de John Kennedy Jr.

10. Los extraterrestres

Ninguna lista de conspiración está completa sino se incluye la participación de los aliens. De acuerdo con esta idea, el presidente Kennedy fue asesinado por mostrar demasiado interés en la actividad extraterrestre. Las dos piezas cruciales de la “evidencia” son: una carta escrita por John F. Kennedy a la CIA en la que exige ver los archivos secretos OVNI, y una nota del director de la CIA que dice: “Como usted debe saber, Lancer [nombre clave de Kennedy] ha hecho algunas averiguaciones sobre nuestras actividades, lo que no podemos permitir “. Quizás Kennedy debería haber llamado a los Hombres de Negro.

ufo_cia

¿Cómo puede tanta gente, en nombre de escepticismo, promover tantas ideas en ocasiones absurdas?

La respuesta es que las personas que sospechan conspiraciones no son muy escépticas. Al igual que el resto de nosotros, son escépticos selectivos. Están a favor de una visión del mundo, que defienden acríticamente. Pero su visión del mundo no es de Dios, los valores, la libertad o la igualdad. Se trata de la omnipotencia de las élites.

La teoría psicológica de la conspiración se está convirtiendo en un campo empírico con una misión más amplia: para entender por qué tanta gente acepta esta manera de interpretar la historia. Como era de esperar, la desconfianza resulta ser un factor importante.

En 1999, la Universidad Estatal de Nuevo México, publicó un estudio; se le preguntó a los estudiantes si estaban de acuerdo con afirmaciones tales como “movimientos subterráneos amenazan la estabilidad de la sociedad estadounidense”, y “La gente que ve conspiraciones detrás de todo simplemente imaginan cosas.”

La gente con poca confianza en los demás, es propensa a creer que los demás están conspirando contra ellos. Este tipo de desconfianza, los hace más susceptibles, a las ideas de conspiración.

Los psicólogos dicen que una teoría de la conspiración no es tanto una respuesta a un evento único, sino que es la expresión de una visión del mundo global. Un estudio de la Universidad de Westminster, reveló que las ideas conspiracionistas dennotan un alejamiento de la política dominante y un cuestionamiento de recibir verdades.

“El mejor predictor de la creencia en la teoría de la conspiración es la creencia en otras teorías de la conspiración”, dijo Viren Swami, el profesor encargado de esta investigación.

En términos más generales, se trata de una tendencia a centrarse en la intención y el organismo, más que el azar o la complejidad causal. En forma extrema, puede convertirse en la paranoia. En forma leve, es una debilidad común conocido como el error fundamental de atribución. La sospecha, la imaginación y la fantasía están muy relacionados.

Cuanto más se ve el mundo de esta manera, lleno de malicia y la planificación en lugar de circunstancia y coincidencia, tanto más probable será que aceptar las teorías de conspiración de todo tipo.

Los creyentes de las teorías de conspiración son más susceptibles de ser cínicos en el mundo en general y la política en particular. Además, las teorías conspirativas parecen ser más convincentes para las personas con baja autoestima, especialmente en cuanto a su sentido de mediación en el mundo en general. Las teorías de la conspiración parecen ser una forma de reaccionar a la incertidumbre y la impotencia.

Public Policy Polling preguntó a 1,200 votantes estadounidenses, sobre teorías de conspiración y el cincuenta y uno por ciento dijo que una gran conspiración estaba detrás del asesinato del Presidente Kennedy, sólo 25 por ciento dijo que Lee Harvey Oswald actuó solo. Los que creen en una conspiración mayor fueron más propensos a adoptar otras teorías conspirativas analizadas en la encuesta, como la idea de que un ovni se estrelló en Roswell, Nuevo México, en 1947 y que la CIA había propagado deliberadamente cocaína en ciudades de Estados Unidos. Por el contrario, en comparación con los encuestados que no cree en el incidente de Roswell, un porcentaje menor estuvo de acuerdo en que el gobierno permitió los ataques del 9/11, que el Gobierno agrega fluoruro al agua por razones siniestras.

El atractivo de estas teorías, es la simplificación de los eventos complejos de la acción humana, en los que el mal es el principal actor.De la encuesta de 2003 en la que Gallup preguntó a 471 estadounidenses de la muerte de JFK. Treinta y siete por ciento dijo que la mafia estaba involucrada, el 34 por ciento dijo que la CIA estuvo involucrada, el 18 por ciento culpó vicepresidente Johnson, el 15 por ciento culpó a los soviéticos, y el 15 por ciento culpó a los cubanos. Si hacemos cuentas, muchos de los encuestados nombraron más de un culpable.

Hace dos años, los psicólogos de la Universidad de Kent, ofrecieron a los estudiantes universitarios del Reino Unido cinco teorías de conspiración sobre la princesa Diana: cuatro en la que fue asesinado deliberadamente, y una que afirmaba que fingió su muerte. En un segundo experimento, añadieron dos teorías más: que Osama Bin Laden estaba vivo o que, ya estaba muerto antes de la redada.

Otro grupo de investigación, fabricó teorías de conspiración sobre Red Bull, la bebida energética, y les mostró a 281 adultos de Austria y Alemania un comunicado que afirmaba que un hombre de 23 años de edad, murió de una hemorragia cerebral causada por el producto.

Las alternativas eran que el inventor de la bebida “paga 10 millones de euros cada año para mantener el producto en circulación.” Un tercio afirmó: “El extracto ‘testiculus taurus encontrado en Red Bull tiene efectos secundarios desconocidos.” Se pidió a los participantes cuantificar cada teoría, en una escala del 1-9 donde 1  es completamente falso y 9, totalmente cierto. La puntuación media de todas las teorías era de 3,5 en hombres y 3,9 en mujeres. Según los autores, la constante más fuerte fue la creencia en la teoría de la conspiración completamente ficticia.

Claramente, la susceptibilidad a las teorías de conspiración no es una cuestión de evaluar objetivamente la evidencia. Se trata más de la alienación. Las personas que caen en estas teorías no confían en el gobierno o los medios de comunicación. Su objetivo es el control de la narrativa oficial, y no en las explicaciones alternativas. En este sentido, no es tan diferente del resto de nosotros. Los psicólogos han demostrado en repetidas ocasiones que ” cuando se procesa la información en pro y en contra de un tema, la gente denigra activamente la información con la que no está de acuerdo, aceptando información compatible prácticamente a su valor nominal” Los estudiosos llaman a esta tendencia generalizada, escepticismo motivado.

Se dicen a sí mismos que son los que ven las mentiras, y el resto de nosotros somos borregos de sistema. ¿Será esta la gran conspiración de los conspiracionistas para ocultarnos la verdad?

Vía: Mentalfloss, Slate