El Martes 30 de julio de 2013, el soldado Bradley Manning, fue declarado inocente de delito de ayudar al enemigo pero fue declarado culpable de otros cargos que incluyen múltiples violaciones de la Ley de Espionaje.

El gobierno de Estados Unidos argumentó que Manning sabía que con la publicación de los más de 700,000 documentos, ayudaba a Al-Qaeda y otras fuerzas anti-estadounidenses. Manning, por su parte, dice que él dio a conocer los archivos porque estaba “deprimido por la situación de su país”, se declaró culpable de 10 delitos menores, de los 21 de los que se le acusa, lo que podría significar una pena de hasta 20 años de prisión.

Las agencias de noticias ya han señalado que esta sentencia podría crear varios precedentes importantes. Por ejemplo, podría evitar posibles fugas o intimidar a denunciantes para no publicar su información; además, podría proyectar una imagen de Estados Unidos a nivel internacional como un país opositor de la libertad de información y fomentar la idea de que el gobierno estadounidense tiene oscuros secretos que ocultar.

Lo que este veredicto definitivamente no hará, es juzgar a quienes cometieron los crímenes y acciones perturbadoras reveladas por algunos de los documentos en Wikileaks. Las imágenes y los archivos generaron tanto malestar a Manning que se arriesgó a ir a la cárcel para hacerlo públicos, por desgracia, al final no habrá juicios por crímenes de guerra, lo que habría resultado una victoria para Manning.

Bradley Manning posiblemente pasará décadas en la cárcel por tratar de alertar a los estadounidenses y al mundo sobre la forma en que las guerras de Estados Unidos se llevan a cabo, por evidenciar cómo tales guerras son difíciles de controlar y tienen objetivos oscuros.

Según Assange en una entrevista publicada por Democracy Now, Manning evitó la condena de cadena perpetua automática, pero todavía se enfrenta a un máximo de 136 años de prisión por los cargos restantes; el fundador de WikiLeaks, Julian Assange declaró que “Bradley Manning es ahora un mártir, él no eligió ser un mártir, ser mártir no creo que sea una forma adecuada de activismo pero en el caso de Bradley Manning y claramente el caso de Edward Snowden, ambos han arriesgado su libertad, arriesgaron sus vidas, para todos nosotros, lo que los hace héroes. “.

 

De acuerdo con información de El Mundo, la polémica se centra en ver a Manning como traidor o como héroe. Los defensores de Manning dicen que es un joven idealista que se vio obligado a sacar a la luz los excesos militares de su país.  Los detractores señalan que se trata de un anarquista con un ego considerable que se sentía sistemáticamente ignorado por sus superiores y conocía la gravedad de su acto.

Antes de que todos marcharan a la Casa Blanca, alguien mostró a la multitud una película que WikiLeaks nombró “Asesinato Colateral” cuando se publicó en 2010. Las imágenes de helicópteros Apache de EE.UU. muestra soldados estadounidenses disparando fatalmente civiles y periodistas sobre Nueva Bagdad en 2007. Desde entonces ha sido visto en YouTube millones de veces y, al parecer, ha sido expuesto en diversos parques de la ciudad
Este video de soldados estadounidenses disparando contra civiles, entre ellos un periodista de Reuters y su chofer, disparando indiscriminadamente contra una furgoneta de iraquíes que intentaban retirar los cuerpos de los muertos y heridos por el camino.

Reuters previamente solicitó el material bajo la Ley de Libertad de Información, pero dicha solicitud le fue negada. El ejército se opuso a la publicación del video y defendió las acciones de los soldados. Este video ha logrado, en parte, lo que Manning quería: Expuso al público estadounidense lo que el ejército estadounidense está realmente haciendo en Irak y Afganistán.