Hoy se cumplen 20 años de que el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fuese asesinado con 14 tiros. El caso no se ha cerrado (así es, después de 20 años).

Las autoridades federales siguen apegadas a sus dos principales hipótesis:

  • Una es la muerte «accidental», provocada porque el cardenal se encontrara en medio de un fuego cruzado entre bandas de narcos.
  • La otra es que los miembros del cártel de Tijuana lo confundieron con el «Chapo» Guzmán y le dispararon.

Según Proceso, el caso tuvo una conducción errática (estuvo a cargo del entonces procurador Jorge Carpizo), para empezar, dejó libre de mayores indagaciones al presidente Carlos Salinas y a su familia (a los cuales, algunos indicios apuntaban como probables responsables).

familia_Carlos_Salinas_1994

Al final nada ha sido demostrado satisfactoriamente, y seguimos sin conocer tanto al autor como sus motivos.

El 24 de mayo de 1993, a las 13:45 horas, el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fue asesinado en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Guadalajara “Miguel Hidalgo”.

Han pasado 20 años, y para los mexicanos aún persiste la duda sobre si el homicidio fue intencional o una casualidad.

Mientras la Procuraduría General de la República (PGR) insistía en sus hipótesis, las autoridades de Jalisco y del Arzobispado de Guadalajara señalaron que hubo alteración de datos, presiones sobre los testigos y otras irregularidades en el curso de la investigación.

Así, por un lado estaban las versiones oficiales y por el otro está la versión del asesinato premeditado, esta última cobró fuerza luego de que Mario Rivas Souza, titular del Servicio Médico Forense y quien participó en la autopsia de Posadas Ocampo, expresó que el ataque fue directo y que los 14 disparos que recibió la víctima fueron hechos a corta distancia, con dirección de arriba hacia abajo (desechando, así, la versión del fuego cruzado).

chapo guzman

A pesar de esto ( y más datos que reúne Proceso en su artículo) el año pasado el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos concluyó que el asesinato de Posadas Ocampo fue accidental, pues según ellos el cardenal fue confundido con el narcotraficante Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Independientemente de las hipótesis, es un caso que impactó profundamente a la sociedad mexicana y el cual no deberíamos olvidar (sobre todo en lo que respecta a la impartición de justicia en nuestro país, ya que, el autor intelectual del delito sigue sin enfrentarse con la justicia).

juan jesus posadas ocampo

****Vía Proceso Informador.com